La pandemia asola al sector sanitario en América y EEUU prepara eventual distribución de vacuna

Share

El gobierno del presidente estadounidense Donald Trump instó a los estados de su país a prepararse para distribuir antes del 1 de noviembre una potencial vacuna contra el COVID-19, que ha dejado en América más trabajadores de la salud infectados que en cualquier otra parte del mundo.

Los gubernamentales Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) «solicitan con urgencia su ayuda para agilizar la puesta en marcha de estas instalaciones de distribución», escribió el director de los CDC, Robert Redfield, en una carta enviada a los estados.

En su misiva, también pidió, «de ser necesario, no aplicar los requisitos que pudieran impedir que estas instalaciones estén completamente operativas para el 1 de noviembre 2020«, dos días antes de las elecciones presidenciales, en las que Trump busca un segundo mandato.

Se trata de una nueva señal de que la carrera por aplicar la vacuna se corre a toda velocidad en Estados Unidos, en momentos en que ya se han diagnosticado más de 25.8 millones de casos en el mundo, según un recuento de la AFP a partir de fuentes oficiales.

– Trabajadores de la salud de América –

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió este miércoles que América es el continente con el mayor número de trabajadores de la salud infectados con COVID-19 en el mundo, a pesar de que estos profesionales representan «una pequeña fracción» de la población.

Carissa Etienne, directora de la OPS, oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS), dijo que casi 570,000 trabajadores de la salud se han enfermado y más de 2,500 han sucumbido al virus en esta región.

El continente americano es el más golpeado por la pandemia. Este miércoles, América Latina y el Caribe sumaban más de 280,000 fallecidos (7.4 millones de contagios) y Estados Unidos y Canadá, casi 194,000 (6.2 millones).

Etienne dijo que esta fuerza laboral es el grupo que «más agudamente» ha sufrido el costo de la pandemia en la región, donde a pesar de «tendencias esperanzadoras», el COVID-19 sigue cobrándose casi 4,000 muertes diarias.

En Estados Unidos y México, dos de los países más afectados por el virus a nivel global, los trabajadores de la salud contagiados equivalen a uno de cada siete casos de COVID-19. Y ambos países suman casi el 85% de todas las muertes por el virus entre profesionales sanitarios en la región.

Las mujeres, mayoría entre la fuerza laboral sanitaria de las Américas, son también las más afectadas: representan casi las tres cuartas partes de los trabajadores de salud diagnosticados con COVID-19.

En Argentina, que este miércoles superó los 9,000 muertos por COVID-19, profesionales de la salud alertaron de una inminente saturación de las terapias intensivas, a la vez que advirtieron sobre el cansancio de los médicos intensivistas y pidieron ayuda a la población para contener la pandemia.

– Cita del cine en pandemia –

Como un reto del mundo del cine al virus invisible que azota al planeta, la 77ª edición de la Mostra de Venecia arrancó este miércoles en medio de estrictas medidas sanitarias y una ceremonia inaugural completamente cambiada por la pandemia.

Ante un Palacio del Cine blindado, con muchos invitados con mascarillas y obligados a mantener la distancia, la actriz italiana Anna Foglietta, madrina del certamen, desfiló en solitario por la alfombra roja.

«Tenemos el deber y el poder de construir el mundo que viene», dijo la actriz, que luego declaró abierto el certamen.

Las tristes notas del filme «Érase una vez América» de Ennio Morricone, fallecido este año, marcaron la velada, durante la cual se rindió homenaje a las víctimas del coronavirus y se instó al mundo del cine a renacer tras el año negro para el sector.

La celebración de la 77ª edición del festival de cine más antiguo se produce en un momento en el que la pandemia resurge con fuerza en Europa, donde ya hay más de cuatro millones de personas contagiadas, y tendrá como marco un país, Italia, especialmente enlutado.

Pero no solo el mundo del cine se ha visto alterado por la pandemia. Neymar, el astro brasileño del París SG, dio positivo por coronavirus.

Dos otros jugadores del club parisino corrieron la misma suerte: los volantes argentinos Ángel Di María y Leandro Paredes.

«Tres jugadores del PSG fueron confirmados como positivos en los test Sars CoV2 y fueron sometidos al protocolo sanitario apropiado. El conjunto de los jugadores y del cuerpo técnico continuarán realizándose test en los próximos días», escribió el club parisino en Twitter.

El PSG no confirmó la identidad de los futbolistas afectados.

La AFP logró poco después, según fuentes coincidentes, la confirmación de que se trataba de la superestrella brasileña, y de los dos argentinos, respaldando la información del periódico deportivo L’Equipe.

Leave A Reply